Testimonios

Internos y familiares
Rafael Martín

miércoles, 12 de febrero de 2014

Hola

Me presento como superviviente de la era de las drogas mi nombre es Rafael y sobre
este tema quiero escribir algunas líneas.

Recuerdo mis primeros años de vida, tengo recuerdos con mi familia mis padres y mis
hermanos, en el colegio, en casa, en diferentes escenarios y siempre rodeado de amigos,
soy humildemente feliz con eso y para mi es lo único que conozco de la vida, a partir de
cierto momento comencé a ver y sentir el contacto con las drogas, recuerdo que el
tabaco en si, lo consideraba algo toxico aunque personas cercanas a mi fumaban
normalmente, yo presumía de salud y a tan temprana edad solo me gustaba el juego el
mar y el deporte en general contactar con la vida salvaje en la naturaleza los animales y
los bellos paisajes, una aventura.

No recuerdo en que momento preciso comenzaron muchos cambios en mi entorno me di
cuenta que las personas se iban y venían de mi entorno unos tenían accidentes otros
pasaban a mejor vida y la mayoría estaban en constante cambio unos buenos y otros
menos buenos y de estos últimos fui participe pues termine cayendo en las drogas, el
tabaco y el alcohol fueron mis primeras experiencias ya el porro o las pastillas después,
era una especie de trampa todo se confabulaba para entrar en un submundo toxico desde
las mismas personas hasta la propia vida y sus actividades, gente que se reunía para
beber y drogarse consumir cocaína y drogas de diseño, eventos que se organizaban para
este fin perverso y nocivo para todas las dinámicas de la vida tabaco copas drogas un
circulo vicioso del que pocos han salido indemnes, la heroína por ejemplo hizo mucho
daño.

Pase muchos años perdido en mi ciudad, mis padres se desvivían por ayudarme y
trataban por todos los medios de crear un entorno seguro para mi y para mi desarrollo en
salud y en estudios, nadie sabia que hacer, las drogas y los vicios invadían las ciudades
las personas enfermaban y la delincuencia era cada vez mas insoportable todos
olvidaron a los niños y sus juegos fue una era de diversión y locura para muchos las
drogas crearon un marco de comportamiento que hacia que el tomarlas fuese algo
natural y era habitual ver a los niños y jóvenes fumando porros y bebiendo alcohol por
los parques y plazas de mi ciudad que decir de los tratamientos psiquiátricos con
pastillas.

Pero un día alguien llamó a mi casa por teléfono, decía ser personal de Narconon un
centro de rehabilitación de drogas, yo sorprendido hable con esta persona la cual me
explico que había una solución para mi caso que dependía únicamente de la decisión
que yo tomara, me explico en que consistía el programa de rehabilitación y en sus
diferentes pasos, me hablo de la técnica especifica para cada uno de los pasos, la
importancia de llevarlos a cabo para obtener la libertad total para cualquier dependencia
de las drogas, y me lleve una gran sorpresa porque mis padres y familiares confiaban en
que este era un momento definitivo por la firmeza y seguridad que demuestra la frase,

“Hay una solución para tu caso” nunca me habían dicho algo así hasta que conocí el
programa de Narconon.

A día de hoy, al haber dado con esta técnica, he cambiado a mejor, la técnica y sus
procesos han salvado mi vida de las drogas, he conseguido convertir mi realidad en algo
fantástico, he recuperado mi salud, la seguridad en mi mismo, el saber manejar las
condiciones en la vida y mantener un código de comportamiento mas superviviente y
mejor para todos los que me rodean siendo natural y bueno.

Gracias a la técnica y a sus impulsores se donde estoy y a donde voy.

Fdo.
Rafael Martín,
Graduado de Narconón

Testimonio de un interno (M.A.)

Hola amigos : les pongo una ganancia de un estudiante de NARCONON MEDITERRANEO , CATEDRÁTICO DE LA UNIVERSIDAD DE SEVILLA QUE ESTÁ REALIZANDO EL PROGRAMA NARCONON MEDITERRANEO.

Esta mañana , como cada mañana desde casi dos meses y medio , …he amanecido aquí en NARCONON MEDITERRANEO , mi hogar temporal , pero mi hogar .
LLegué a él desorientado , escéptico y enfadado con todo y con todos (¿y con quien más que conmigo?).
No tuve tiempo para darle demasiadas vueltas a mis pensamientos , de inmediato tenía a mi alrededor a un grupo de , entonces , desconocidos que , sin descanso , me acompañaban y entregaban lo que ellos llamaban “ayudas” .
En los días siguientes , llamaron mi atención varios aspectos del programa : la ausencia de fármacos en el tratamiento , la dedicación sin reserva de esos desconocidos que se fueron convirtiendo en gente muy cercana ,…… pero , ante todo , un concepto se erigió sobre los demás : la ayuda …. un tema recurrente aquí era y es que nos cuidamos los unos a los otros ; nos ayudamos entre todos . No se trata tan sólo de ayudarse a uno mismo , sino de ayudar también a los otros .
Los otros , ellos han sido y son mi principal ganancia durante este tiempo , compartir un día a día de esfuerzos y combate con un puñado de gente con coraje y valor , con quienes puedo reír y llorar , disentir y confraternizar . Para mí , héroes cotidianos , capaces de caer y levantarse , soldados en una lucha que no debemos , que no podemos , que no vamos a perder .

GRACIAS COMPAÑEROS . ESTO ES LA AVENTURA QUE CONSTRUIMOS DIARIAMENTE , NO NOS LLEVA A UN FINAL SINO A UN PRINCIPIO
M.A.

Testimonio de un graduado de más de 16 años rehabilitado (G.R.C.)

CADA VEZ QUE VEO QUE SE SALVA UNA VIDA DEL FLAGELO DE LAS DROGAS, ME SIENTO FELIZ, ES MI MAYOR ORGULLO PERTENECER A LA FAMILIA NARCONON SOY GRADUADO DEL PROGRANMA NARCONON DE 1998 NARCONON YA POR POCO CUMPLO 16 AÑOS DE HABERME REHABILITADO DE LAS DROGAS Y GRACIAS A MI FAMILIA NARCONON LO HE LOGRADO, VIVI SUMIDO EN ESE CAOS DURANTE 25 AÑOS DE MI VIDA PERO AHORA VIVO FELIZ Y ESPERO QUE TODOS, (NO LA GRAN MAYORIA) LO LOGREN, ESE ES MI MAYOR ANHELO, MUCHAS FELICITACIONES NARCONON MEDITERRANEO POR SUS LOGROS, QUE DIOS LES BENDIGA.
G.R.C

Testimonio A.S.

Hola, soy un chico de Jaén y quería contaros cómo llegué a Narconon Mediterráneo.

Llevo desde los dieciocho años en el mundo de la cocaína. Empecé el consumo de forma esporádica, o sea de menos a más. Primero lo fines de semana, dos al mes. Luego pasó a ser un diario…

Mi vida se fue destruyendo poco a poco, hasta el punto de llegar a traficar al cabo de cuatro años para con ello poder afrontar los gastos que me suponía mi adicción.

Empecé a perder amistades, amigos íntimos, los de toda la vida. Y lo que es peor, perdí a la mujer de mi vida, la mujer con la que tuve una relación de siete años.

Mis padres estaban desesperados, hasta el punto de echarme de casa. Fue entonces cuando me di cuenta de que tenía que hacer algo, no podía seguir así. Decidí ingresar en Narconon, y aunque me resultó muy duro confrontar la situación, lo hice y gracias a ese día llevo en este Centro ocho meses ingresado y no os podéis imaginar cómo estoy recuperando mi vida poco a poco.

Lo primeros cambios llegaron cuando empecé a sentirme limpio físicamente, gracias al ejercicio diario, las vitaminas y al programa de sudado que hice durante veintiocho días seguidos y durante cinco horas diarias.

Después empecé a notar cómo pensaba, reflexionaba y hablaba con más soltura y lucidez. Todo ello gracias a unos ejercicios de comunicación, percepción y control de mi cuerpo, además de varios ejercicios terapéuticos.

Hoy por hoy ya me siento totalmente recuperado, con un nivel de conciencia muy alto para no caer otra vez en el infierno que viví durante diez años, ya que estoy recuperando poco a poco todo lo que perdí, la confianza en mí mismo, la felicidad, las ganas de vivir, a mi familia, a mis amigos…pero sé que aún me queda mucho trabajo por hacer fuera, en la calle, para demostrar a la gente a la que fallé, engañé y traicioné que soy una persona nueva.

Sé que lo que estoy consiguiendo no lo hubiese logrado sin ayuda profesional, por ello le estaré agradecido de por vida a este Centro de Rehabilitación y a su personal, que son los que me han ayudado a conseguir este gran cambio.

En este momento estoy terminando mi programa y tengo la intención de quedarme como colaborador para todo aquél que lo necesite. Estaré a su lado para ofrecerle todo lo mejor de mí al ayudarle, ya que considero que no hay mejor persona que pueda ayudar que aquella que ha pasado por la misma experiencia y se encuentre rehabilitado.

Os espero y gracias…

Testimonio J.S.

Hola , mi nombre es Javier y tengo 27 años. Escribo esta carta para exponer mi experiencia con las drogas. Empecé muy joven apenas con 14 años, como muchos jóvenes empiezan , porros, alcohol, sin darle importancia, y creyendo que era lo que colaba.
Yo por aquél entonces jugaba al fútbol y los efectos dañinos de las drogas en mi, aun no se apreciaban. Luego pase a otras drogas, LSD, cocaína, speed,extasis, todo esto disparo mi consumo, hasta llegar a ser un consumidor de cocina habitual, todos los días consumía y cada vez era mas grande la cantidad que necesitaba, ya no para divertirme si no para simplemente estar.
Al final perdí todo deje de jugar al fútbol , mis conocidos me dieron de lado y mi familia estaba destrozada .Después por último me individualicé de todo y todos y comencé a consumir heroína.
Pase por todo tipo de médicos , psiquiatras con sus “ fabulosos” tratamientos , que lo único que hicieron fue dejarme peor de lo que estaba. Al final gracias a mi familia que nunca perdió la fé en mi, me llevaron a un centro de rehabilitación llamado NARCONON MEDITERRANEO, volví a recuperar esas habilidades innatas en mi, que con el consumo de drogas había perdido, recuperé algunos de mis amigos, mi familia vuelve a estar contenta y tranquila y lo mas importante , yo vuelvo a ser YO.
Soy feliz y vivo para contarlo.
J.S.

Testimonio M.C.

Hola, soy Maxi . Te escribo estas líneas para contarte algo de lo que antes eludía hablar, algo que mantenía en secreto, oculto a mi familia, mi pareja, mis amigos, mis compañeros de trabajo y de gimnasio, algo que con el tiempo me enfermó, y que casi me mata.
Ella se llama María. La conocí en 1997 en una fiesta de Carnaval. Desde entonces se convirtió en mi compañera hasta hace poco tiempo. Cuando la conocí me pareció maravillosa, encantadora. Estuve coqueteando con ella durante un tiempo, viéndola de vez en cuando. Me lo pasaba bien con ella. Lo que empezó como una relación esporádica, que yo controlaba, pasó a ser una relación de fines de semana, y luego de casi todos los días. Con el tiempo ella me mostró su verdadera cara, era posesiva, cruel, egoísta, dañina. Quería dejarla pero no podía, estaba enganchado a ella. Para quien no lo sepa María, mi amiga, era la cocaína.
Las drogas destrozaron mi vida. Si antes de conocerla ya tenía problemas, ahora tenía más. Influía en mis relaciones con los demás y en mi rendimiento en el trabajo. Poco a poco me fui aislando, ya no salía de casa. De casa al trabajo, del trabajo a casa, esa era mi rutina. Llegaba a casa, comía rápido y mal, para irme cuanto antes a mi habitación, y allí permanecía hasta el día siguiente encerrando, drogándome. Aquello no era vida, sino una pesadilla en la que ser descubierto era mi mayor miedo.
Llegó un día en que ya no tenía fuerzas ni ganas para trabajar. Mis problemas crecían, no sabía que hacer con ellos, era incapaz de afrontarlos. Me escondía de los problemas, de la gente y del mundo. Me sentía vacío, triste, sin ganas de vivir. La vida no tenía sentido.
Varias veces intenté dejar la droga pero yo solo no podía. Lo dejaba un tiempo y luego volvía a recaer. Cada caída era mas dura que la anterior. Me sentía como cayendo por un pozo oscuro y sucio que no tenía fin. Un día destrozado, en que ya no podía mas decidí que lo mejor era morir porque mi vida era una muerte en vida. Intente suicidarme pero falle en el intento, cause un gran disgusto a mis padres y sentí que había rebasado una línea que no debía haber traspasado.
Meses mas tarde pedí ayuda a mi padre. Le pedí que me buscara un sitio, un lugar en el que estar, lejos de las drogas, y en el que me pudieran ayudar con mi problema. Así llegue a Narconon Mediterraneo en Alcalá de Guadaira, Sevilla, triste, amargado, confuso, pero decidido y esperanzado no sólo en dejar las drogas sino en arreglar mi vida.
Aquí me desenganche de las drogas con el programa de desintoxicación de Narconon Mediterraneo, casi diría que para mi más que maravillosos sus resultados fueron milagrosos. Cada día que pasaba me encontraba mejor, tanto física como mentalmente. Recupere mi cuerpo y mi mente, y de nuevo empecé a ser y sentirme yo mismo, como el Maxi de hacia muchos años. Pero no sólo en eso se quedó todo. Aquí también aprendí y entrené mis capacidades y habilidades para confrontar las cosas (ponerme en frente de mis problemas y personas sin temor y sin eludir), a comunicarme (antes me resultaba difícil llegar a la gente, me sentía incomprendido y terminaba muchas conversaciones enfadado, discutiendo o gritando), a controlar (las cosas, las situaciones, mi vida), y a percibir la realidad tal cual es.
Aquí he reaprendido cuales son mis obligaciones como hijo, como pareja, como amigo, como trabajador. Cuando llegue estaba confuso. Mis relaciones con las mujeres solo se limitaban al sexo (me estaba perdiendo lo mejor y mas placentero y no me daba cuenta);mis amigos no eran amigos sino relaciones de conveniencia; mis padres no eran mis padres sino personas que me molestaban con sus tonterías y a quienes recurría para comer y tener techo donde dormir; y mi trabajo sólo era un lugar donde todos me miraban mal, y mi propósito solo era hacer el vago lo máximo posible y cobrar a final de mes para gastármelo en mi vicio).
Aquí he redescubierto como sentirme bien, como ser feliz, lo que tengo que hacer para mantenerme dentro del camino que yo trace hacia mis metas y propósitos en la vida, mi camino a la felicidad.
La verdad es tan sencilla y tranquilizadora, los datos y las fórmulas para ser feliz son tan sencillas y han estado ahí tanto tiempo delante de mis ojos que yo, como la mayoría de las personas no las he visto.
Ahora estoy muy feliz, soy feliz, se lo que quiero hacer y cómo tengo que hacerlo, y en eso estoy. Tengo unas inmensas ganas de vivir y de hacer cosas buenas en mi vida para mi y todos los que me rodean. Y todo esto tengo que agradecerlo en primer lugar (o tal vez, en la misma medida) a NARCONON MEDITERRANEO y a mi mismo.
Espero que mi historia te sirva a ti, o a tu amigo/a, pareja, hijo/a, padre/madre o familiar en problemas para encontrar la fuerza y el lugar para recuperar tu vida, su vida.

nuevo-logo-180narconon

Puedes contactar con nosotros en:

955 28 60 26 – 693 023 918 O a través del siguiente formulario

Aquí estamos:

7 + 9 =