A pesar de lo que pudiéramos pensar en un principio, el abanico de posibles drogas existentes no se limita a las variantes más conocidas y tradicionales, como el tabaco, el alcohol, la marihuana, la heroína, el crack, las drogas de síntesis, la cocaína, el speed, el LSD, mescalina… que se encuentran en las calles o en el mercado negro.

La inercia de los más jóvenes y atrevidos, así como los pocos recursos económicos de los que se disponen, ha llevado a muchos individuos a experimentar con sustancias caseras, cosas que tenemos en nuestro propio hogar, para colocarse en un sentido u otro, arriesgando peligrosamente de forma inconsciente su salud física y mental.

Esto ha dado como resultado una tendencia de consumo de sustancias tóxicas, que se extiende con la información de fácil acceso que proporciona internet, pero que no habla del daño que  producen en el organismo, siendo mucho mayor, proporcionalmente, a los efectos satisfactorios que estas producen en las personas que las prueban.

Algunas sustancias tóxicas caseras que se utilizan para drogarse

La imaginación y la locura de buscar nuevos productos que satisfagan mínimamente la necesidad de adquirir nuevas experiencias parece no tener límite. Y entre la inconsciencia y la pereza de ciertos consumidores, nos llegan casos absurdos de abusos y adicciones a sustancias de lo más inverosímiles.

Algunas drogas domésticas las conocemos por algunas películas en las que se ha hecho referencia a ellas, más bien en un sentido humorístico, pero muchos jóvenes no dudan en  probarlas y consumirlas y esto no tiene nada de cómico, es el caso de la inhalación de pegamento, quizás el producto más conocido de los que tenemos en casa y que sabemos que se utiliza para este fin.

El pegamento

El método más común que se sigue para colocarse con el pegamento es el de introducir cierta cantidad de esta sustancia dentro de una bolsa de plástico e ir pasándosela de uno a uno mientras se realiza una fuerte inhalación del aire del interior de la bolsa.

Esta inhalación profunda produce efectos inmediatos en el organismo. En primer lugar, una fuerte sensación de mareos, seguida de somnolencia y, en algunos casos, se puede llegar a sentir euforia, alucinaciones, entre las que se pueden incluir la sensación de volar y algunos cambios sensoriales, sobre todo en la visión. Pueden llegar a vivirse situaciones violentas, ya que produce una fuerte agitación motriz que pueden derivar en agresiones. La repetición de estas tomas de aire envenenado producirá, con total seguridad, dificultad para hablar.

En cuanto a los efectos que produce sobre el organismo serán muy parecidos a los que otras drogas producen, es decir, el tomador sufrirá de irritación de las conjuntivas nasal-labial y taquicardias, entre otros síntomas. Por último, saber que con total seguridad una vez que el efecto haya pasado, el individuo se verá en una situación incómoda con su cuerpo, con dolores de cabeza, cansado y depresivo, esto ocurrirá tan solo unas horas después de haber inhalado el pegamento.

En casos más extremos, podemos sufrir asfixia, probablemente por los mareos y las sensaciones alucinatorias antes de sacar la cabeza de la bolsa. También podríamos sufrir fuertes arritmias o un paro cardíaco al realizar seguidamente algún ejercicio físico; esto se debe a que los principios activos del pegamento actúan directamente sobre el corazón.

Sprays

La alta toxicidad de estos productos los hacen especialmente peligrosos. Efectivamente, los aerosoles como aquellos que utilizamos para limpiar nuestros ordenadores o los que usamos como desodorantes se han convertido en una tentadora forma de crear adicción entre los jóvenes, los cuales pueden llegar a morir si la adicción se perpetúa en el tiempo. Los que inhalan estos contenidos esperan experimentar reacciones de euforia, risas, mareos, dificultad para hablar, falta de coordinación y momentos de aturdimiento mental.

El ejercicio continuado de esta práctica da como consecuencia la perdida de la realidad por tiempos prolongados, vómito y muchas posibilidades de iniciar procesos cancerosos en los pulmones y, como hemos señalado y existen abundantes pruebas de ello, la muerte ronda de cerca a aquellos que inhalan estos gases altamente químicos.

                       PVC

Sí, aunque nos suene del todo estrafalario e increíble, el pegamento que se utiliza para pegar las tuberías de este material es el producto estrella entre los pegamentos que habíamos anunciado con anterioridad. El hecho de que lo consideremos otro tipo de drogas viene definido por las reacciones que ofrece a sus consumidores, en este caso, tiene efectos similares a las anestesias, disminuyendo la velocidad de las funciones del cuerpo, pérdida de peso, alteraciones pulmonares y hepáticas y alucinaciones visuales y auditivas. Aunque inhalar cantidades altamente concentradas de estas sustancias químicas, que también se encuentran contenidas en solventes o aerosoles, puede inducir directamente a insuficiencia cardíaca y llevar a la muerte.

Como el tema de las drogas que se pueden encontrar en casa, buscando en la alacena, el cuarto de las herramientas o entre el botiquín es muy amplio, hemos decidido darle una mayor cobertura ampliándolo a dos artículos, con lo que lograremos profundizar algo más en sus peligrosas consecuencias.

Recuerda que si quieres mantenerte informado sobre estos y otros temas relacionados con el mundo de las drogas, puedes visitar la web de Narconón Mediterráneo, los máximos expertos en el tratamiento y rehabilitación de todo tipo de adicciones a sustancias químicas en http://www.narcononmediterraneo.com/ y, si tienes algún tipo de problemas con ellas o conoces a alguien que necesita ayuda debido a este terrible mal, disponemos de un número de teléfono para atenderte personalmente 955286026 o, si lo prefieres, también tienes la opción de dejar un mensaje en el correo electrónico Info@Narcononmediterraneo.com.