Desgraciadamente, precariedad económica y drogas siguen caminado de la mano por este mundo y, aunque exista un alto nivel de información sobre los perjuicios del consumo de estupefacientes, es en los barrios más marginales donde esta información llega más debilitada, por la falta general de cultura y educación que suelen tener y porque en muchos casos supone el medio de vida para algunas familias.

Demasiado preocupados por sobrevivir, los habitantes de estos puntos conflictivos de las grandes ciudades recurren a la venta de la droga, lo que inevitablemente lleva a su consumo, cerrando un círculo y provocando la expansión de su consumo.

Estos barrios, en principio solo conflictivos, se llegan a convertir en verdaderos “territorios comanches” donde no llega la luz ni el agua, donde los profesionales del saneamiento o de la basura no se atreven a entrar y donde ni siquiera la policía se atreve a patrullar por sus calles.

Conocerlos podría evitar un encuentro desafortunado o bien un lugar de destino para la cooperación y ayuda de cuerpos de voluntariados, siendo esta una gran opción para tratar de aliviar el problema profundo de adicción a las drogas existentes en estos barrios. Sea para un motivo u otro, a continuación, relacionamos los barrios, considerados mercados de la droga, aquí, en España.

Supermercados de la droga

Efectivamente, hay barrios que solo se atreven a entrar aquellos que pertenecen a organizaciones de ayuda a la drogodependencia o alas familias con pocos recursos y aquellos que buscan su dosis de heroína, cocaína, éxtasis, marihuana… y que a modo de supermercado se atreven a entrar en la chabola o en el piso franco de su camello favorito a por su dosis diaria. Si no perteneces a ninguno de estos dos grupos cuídate de visitar los siguientes barrios.

                                   Valdemingómez en Madrid

El mercado más importante para los toxicómanos de la capital es este terrorífico poblado controlado por una veintena de clanes gitanos, donde a modo de tienda de los horrores se despacha la droga las 24 horas al día y 365 días al año.

Parece que ni la policía se atreve a entrar y circular por sus calles y que los adictos se sienten en territorio exclusivo para sus adicciones. La imagen nocturna de este lugar se asemeja a las de las películas apocalípticas en las que pueden verse a los toxicómanos arrastrando sus tambaleantes cuerpos entre hogueras y chabolas en busca de las llamadas drogas duras.

A Valdemingómez se llega cogiendo la M-50 o la A-3. El poblado está entre el vertedero de basura y El Gallinero, un asentamiento de chabolas habitado por rumanos, zona de guerra para muchos.

                                   Mil viviendas en Alicante    

En el barrio Virgen del Carmen viven 3.500 personas y en un principio nada parece hacer sospechar que estamos ante uno de los mercados más importantes del menudeo de la droga en España. Los niños juegan a la pelota, las madres con sus hijos en brazos en los bancos, los chavales con litros de cerveza y las personas mayores jugando al dominó en mesas en la calle.

Pero prestando un poco de atención, podemos observar las secuelas físicas de algunos transeúntes que, como zombis, entran y salen de algunas viviendas. Las gallinas que observan desde los balcones y la policía que te avisa de que aparques el coche en la misma comisaría son signos de la peculiaridad de este barrio.

                                   Tres mil viviendas Sevilla

Este famoso barrio sevillano es junto a la barriada de los pajaritos el más marginal de la capital hispalense. Cubre nada más y nada menos que 145 hectáreas y seis barriadas; Murillo y Martínez Montañés y sobre todo “Las Vegas” están consideradas como zonas muy peligrosas.

En este barrio se cuenta cómo reciben a los bomberos a base de tiros y pedradas o cómo roban estos mismos camiones o los de la basura, cómo la policía debe entrar como si estuvieran entrando en una ciudad en guerra para desmantelar algún punto de venta, no en vano, en las tres mil viviendas puedes comprar drogas, pero también armas y personas.

                                   El Puche en Almería

En este barrio el problema viene derivado de la aglomeración que viven 9.000 personas hacinadas en solo 1.500 viviendas, lo que lo convierte en un sitio idóneo para el contrabando de drogas y cualquier otra actividad ilegal.

Un barrio peligroso que no olvida a la niña de nueve años que recibió un disparo en uno de los frecuentes tiroteos que se producen en este lugar y cómo apedreaban a los periodistas que llegaban para cubrir la información.

Es un barrio especialmente feo en cuanto a su aspecto, pues se asienta sobre una montaña de basura que es surcada por arroyos de aguas fecales por doquier. Aquí los chavales juegan con pistolas, y no todas son de juguete.

                                   Freixeiro de Narón en A Coruña

Dominando el mercado de la droga en Galicia, se encuentra el poblado del Narón, entre la autopista AP-9 y el polígono industrial Río do Pozo, muy cerca del Ferrol. Al estar cerca de los muelles, la pureza de las drogas es muy alta, lo que atrae a camellos y toxicómanos desde Asturias y Castilla León.

Sus 23 familias gitanas mantienen el control absoluto de este poblado y su comercio ilegal. Las chabolas construidas sobre el fango y los desperdicios son los lugares ideales para vender la heroína, cocaína y otras drogas sin que la policía se atreva a impedirlo.

 

Nos quedan algunas más en el tintero, como pueden ser La Palmilla en Málaga, O Vao en Pontevedra o el Cabanyal en Valencia. Puntos donde el infierno se hace terrenal y sobre los que las propias autoridades estatales no pueden ejercer control alguno. Personas que viven con el triste destino de compartir su mundo con la miseria y el horror de la adicción a las drogas.

Si quieres seguir informado sobre estas y otras cuestiones del mundo de los estupefacientes, no dudes en visitar la web de Narconón Mediterráneo: http://www.narcononmediterraneo.com/, los máximos especialistas en centros de desintoxicación y rehabilitación de toxicómanos en España y en el mundo. Si tienes alguna urgencia y quieres activar nuestro protocolo de ayuda, puedes informarte llamando al teléfono 955286026 o bien vía mail al correo electrónico Info@Narcononmediterraneo.com