Continuamos con el peligroso tema de las adicciones a drogas que tenemos por casa y que no sabemos que se utilizan para este fin. Nuestro desconocimiento puede llevarnos a cometer el error de tenerlo al alcance de los más jóvenes, los cuales gracias a sus continuadas visitas a internet pueden conocer perfectamente qué productos utilizar para lograr un estado alterado de la conciencia, pero con total desconocimiento o pérdida de interés sobre los efectos secundarios negativos que pudiera producirles en su organismo.

Hemos referenciado en el artículo anterior tres sustancias que, posiblemente, la mayoría de las familias tengamos en nuestro hogar y a las que nunca le hayamos dado esta nueva perspectiva de peligrosidad. Estas eran el pegamento, el PVC (pegamento especializado en pvc) y los sprays y aerosoles, como los desodorantes, limpiadores de aparatos electrónicos o las lacas para el pelo.

Seguiremos a continuación refiriéndonos a otros dos productos cotidianos y recurrentes en cualquier hogar, para seguir con un listado de medicinas de nuestro botiquín que debemos mantener alejadas de nuestros hijos si queremos evitar que experimenten con ellas.

                  Sustancias caseras para drogarse

La inconsciencia de la juventud, la necesidad de probarse a sí mismos, el querer pertenecer a algún grupo o hacerse el interesante los lleva a cometer verdaderas estupideces, de las que se arrepentirán en algún momento de sus vidas. Pero, ¿quién no ha pasado por esta etapa? Los mayores, padres, maestros, tutores… solo podemos advertir, aconsejar y educar y, en el caso que nos ocupa, ocultar ciertos productos que, gracias a artículos como este, sabemos que se utilizan como drogas.

                                   El thinner y en general los solventes son compuestos de naturaleza orgánica que han sido diseñados para disolver, diluir o adelgazar sustancias insolubles en agua, como la pintura, los aceites y las grasas. Su composición, un solvente activo, un disolvente y un diluyente son sustancias que efectúan ciertos efectos por intoxicación en aquellas personas que los ingieren o los inhalan. Entre ellos un aturdimiento más o menos prolongado, mareos y nauseas y si se abusa de ellos en un mismo momento, puede llegar a una pérdida total de la conciencia.

Los adictos a este producto sintético logran momentos puntuales de bienestar y alucinaciones, sin embargo, para los no adictos, sus primeras sensaciones son muy molestas, pues producen lesiones en el sistema nervioso, con lo que se sufrirá de dolor agudo de cabeza, irritación en las fosas nasales y pérdida grave de apetito.

                                   El jarabe para la tos o Dextrometorfano podría incluirse en la siguiente lista de medicamentos, pero nos va a servir aquí de unión entre un título y otro, ya que para una gran cantidad de familias este jarabe para la tos está tan introducido en sus vidas como un producto de consumo que, sobre todo para las familias norteamericanas, no se considera una medicina.

Este calmante para la tos ha dejado de ser un medicamento para convertirse en una adicción, puesto que una gran cantidad de jóvenes, con edades comprendidas entre los 16 y los 30 años, lo toman con asiduidad. De hecho, se han llegado a contabilizar hasta 15 frascos diarios por parte de algunos adictos. Este desorbitado consumo les produce una potente sensación de irrealidad, sedación y, en algunos casos, hasta pérdida de conciencia.

 

Y es que algunos jarabes para la tos contienen codeína, un tipo de opioide, producto derivado de la flor del opio, que se encuentra solo un punto por debajo de la morfina. Produce en una primera instancia el cese de la tos, pero luego deviene en una sensación placentera que crea la necesidad de aumentar la dosis. Sus primeros síntomas, para cantidades considerables, suelen ser el adormecimiento de piernas, sensación de caminar lento, sensación de flotabilidad y, si se combina con la ingesta de alcohol, puede llevar a sufrir las consecuencias propias de una sobredosis.

El listado de productos utilizados para drogarse es enorme. Por citar los más comunes y no hacer de este artículo algo demasiado extenso, diremos que hay que extremar la precaución con los ya señalados a lo largo de este artículo y con productos como la acetona, el freón, la gasolina, los extintores, el amoniaco, las bolas de naftalina, quitamanchas, desinfectantes, el óxido nitroso, el éter y el propano.

Medicamentos que se utilizan como drogas

Los expertos coinciden en que existen al menos 27 medicamentos que son utilizados para drogarse. Suelen ser aquellos que producen efectos excitantes, alucinatorios o tranquilizantes y, como suele ocurrir, al consumirlos sin información ni límites, cierta cantidad, no demasiado elevada, de algunos de ellos puede producir la muerte.

Los jóvenes comprendidos entre las edades de 25 y 45 años son los  más propensos a recurrir a fármacos con alguna finalidad recreativa e incluso de forma más profesional, para cortarla e incluirla en la síntesis de otras drogas.

Otra forma, la más común para la adicción a los medicamentos, es la legal, la recetada por los propios médicos. Ocurre cuando un medicamento no se toma de la manera en la que debe ser usado, es decir, cumpliendo al pie de la letra lo recetado por el profesional, convirtiendo a una persona adicta a él. Este problema tiene nombre, se llama trastorno de abuso de medicamentos recetados.

Las personas que presentan este trastorno toman drogas porque los químicos de las medicinas tienen efectos psicoactivos, es decir, tiene un efecto en la forma en la que trabaja el cerebro, cambiándolo y volviéndose esclavo del medicamento.

Es posible que este tipo de adicciones pasen desapercibidas por llevar demasiado tiempo cohabitando con su víctima, si sospecha que algún familiar o amigo pueda estar en esta situación, no lo dude y acuda al asesoramiento profesional de la mano de Narconón Mediterráneo llamando al teléfono 955286026, o bien dejando un mensaje en el mail Info@Narcononmediterraneo.com contando su caso.

Y no olvide documentarse siguiendo notas informativas como la que acaba de leer en la web http://www.narcononmediterraneo.com/