En anteriores artículos, hemos intentado prevenir de lo fácil que resulta la entrada al mundo de las drogas a edades tempranas. Y es que es una realidad comprobada que el consumo temprano de drogas aumenta las posibilidades de que una persona desarrolle una adicción.

Narconón nos recuerda que las drogas modifican el cerebro y esto lleva inevitablemente a la adicción, además de provocar otras causas y otros problemas graves. Por lo tanto, la prevención del consumo temprano de drogas o alcohol puede marcar una gran diferencia en la reducción de estos riesgos. Si podemos evitar que los jóvenes experimenten con drogas, dificultar el acceso o informar adecuadamente, podemos prevenir la drogadicción.

Prevenir implica actuar para disminuir el número de personas que tienen problemas con las drogas, para que estos sean menos graves, para evitar las posibles secuelas, etc. Obviamente, prevenir exige anticiparse a los problemas, actuar cuanto antes.

Por eso Narconón insiste en hablar de una prevención dirigida a niños y adolescentes, en la que el papel de la familia y de la escuela sea fundamental, porque son estos los espacios en los que prioritariamente se educa, se ayuda a crecer y a construir personalidades más seguras, más libres y más responsables, es aquí donde hay que incidir y alertar de los riesgos de coquetear con las drogas.

No hay que esperar la llegada de la edad, más complicada y rebelde, de la adolescencia para empezar a prevenir. En muchos casos, por la dificultad que representa esta edad en la comunicación con los jóvenes, puede resultar demasiado tardía.

Es muy importante el tener un conocimiento real de lo que son las drogas, Narconón opina que para ser efectivos y servir de catalizador que corte la vía a una posible adicción, hay que estar convencido de sus consecuencias negativas y acompañarlo del ejemplo personal, así como tener una estrategia de educación, que permita introducir en la mente de los más jóvenes toda esta información que ayude a prevenir el consumo de los estupefacientes.

Cómo debe actuar la sociedad para impedir la adicción a las drogas

Y es que no debemos hacer distinciones sobre quien tiene más o menos obligaciones para luchar contra el consumo de las drogas, es un problema que abarca al conjunto de la sociedad y en su conjunto debe actuar.

En primer lugar, los profesionales de Narconón creen que se debe actuar sobre la concienciación global de la existencia del problema, con un aporte de información fluido y constante que mantenga a las personas suficientemente preparadas para discernir cuando aparece el problema y que opciones tiene para contrarrestarlo.

Sabemos que un sector importante de la sociedad en riesgo de caer en su abuso es el comprendido entre las edades de 13 y 20 años. Como hemos dicho, para evitarlo, hay que llevar la educación en este sentido al seno familiar y al educativo.

Pero también hay que ser conscientes de que la adicción a las drogas se introduce por la especial delicadeza de ciertas situaciones, por las que ocasionalmente cualquier miembro de nuestra sociedad puede estar atravesando. Causas emocionales, como la pérdida de un ser querido, una ruptura amorosa o un despido laboral, entre otras, pueden ser causa y justificación para buscar consuelo en el consumo de estos venenos que a mucho no tardar se convertirá en el peor problema de todos.

Por este tipo de caminos se ha de interponer la sociedad con medidas y mecanismos que eviten que el futuro adicto tome contacto con las drogas como solución a sus conflictos. Desde Narconón, se advierte que el conjunto de la sociedad tiene que estar en constante alerta para detectar estos casos de aislamiento, negatividad, pesadumbre, que algún convecino puede estar padeciendo y actuar en consecuencia.

Parafraseando al filósofo español Antonio Marina, “la educación depende de la tribu, en su conjunto”, a la que podemos añadir: y su bienestar. Y esta educación debe ser afrontada desde la honestidad de una sociedad que convive con el terror que produce el consumo de todo tipo de sustancias tóxicas.

Y el ser honestos implica, en primer lugar, aceptar que gran parte de la sociedad consiente de forma natural que el consumo de alcohol y de otras drogas forma parte de nuestra cultura tradicional. Esto desemboca, y los profesionales que trabajan en Narconón son conscientes de ello, a la lucha titánica que hay que llevar a cabo todos los días para cambiar este concepto cultural tan fuertemente implantado en la idiosincrasia nacional.

Así, desde Narconón y sus centros de desintoxicación, queremos influenciar de alguna manera en la actitud y en las opiniones basadas en creencias, valores y la propia experiencia, con las substancias y que se modifique la concepción que se tiene sobre las drogas, como algo superficial y sin importancia.

Los actores principales que luchan contra esta lacra social, como son los especialistas de Narconón o las entidades gubernamentales, deben de encontrar los cauces que permitan hacer extensible el mensaje de, por ejemplo, el fácil desarrollo de la adicción y de qué elementos básicos va a depender.

Es fundamental que esta información llegue al mayor número de ciudadanos, los cuales tienen por convicción absoluta que es muy difícil caer en la adicción a las drogas, cuando sabemos sobradamente que esto no es así. Depende fundamentalmente de la propia naturaleza de la droga, las pautas de consumo, la disponibilidad de la droga, las características y situación personal del consumidor y las influencias ambientales.

En definitiva, desde Narconón, la clínica especializada en desintoxicación, se tiene la experiencia de que el objetivo principal debe ser formar personas, futuros adolescentes y jóvenes, con capacidad crítica para que puedan enfrentarse a la presión del grupo de iguales, las modas o los estereotipos sociales, manteniendo su propio criterio y autonomía. Pero para conseguirlo, es necesario que desde la familia y la escuela se comience a trabajar con ellos desde edades muy tempranas.

Si quieres seguir informándote sobre este y otros asuntos relacionados con el consumo de drogas, no dudes en visitar la página web de Narconón; http://www.narcononmediterraneo.com/, o si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con la dirección del centro en el número de teléfono 955286026 o bien vía mail al correo electrónico www.centrodedesintoxicación.co.