La ley contra la droga en España

(1ª Parte)

Desde Narconón Mediterráneo, queremos seguir ofreciendo información sobre el daño real que representa el consumo de drogas a todos los niveles, desde los peligros directos sobre el organismo del consumidor, hasta los efectos colaterales que se establecen derivados de su consumo o tráfico, o las penas legales de las que se pueden ser responsables tanto por su uso, por su posesión, como por su tráfico.

En este sentido, Narconón Mediterráneo quiere dar visibilidad, en este artículo, de esos otros peligros que conlleva la convivencia ilícita con las drogas.  Traficar con las drogas se considera un delito contra la salud pública, precisamente por ser perjudiciales para la salud del que la porta o de aquel al que vaya destinada.

El delito comprende desde el cultivo, la elaboración, el tráfico y su promoción, como el favorecer o facilitar en algún sentido el consumo de drogas ilegales. Se libra de la etiqueta de delito aquellas pequeñas cantidades que puedan demostrarse que son para autoconsumo.

En cuanto al auto cultivo, hay que reseñar que como norma general se considera un delito, ya que puede favorecer o promover el consumo de drogas ilegales. Es el cultivo de la Marihuana el más extendido entre la población. El cultivo de las plantas de cannabis sativa cuando tiene por objeto el propio consumo no es punible, el problema es que, en estos casos, la presunción de inocencia brilla por su ausencia, es decir, las autoridades no tienen que demostrar que el cultivador es un traficante, sino que es el cultivador el que tiene que demostrar que la sustancia es para su propio consumo. A priori, un cultivador va a ser tratado como un traficante y, por tanto, será detenido y puesto a disposición judicial.

Condenas y penas por cultivo, consumo, posesión y tráfico de drogas

En España, en el Código Penal se castigan como delitos: el cultivo, la elaboración, el tráfico ilícito y la posesión con estos fines de drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas, así como actividades que promuevan, favorezcan o faciliten su consumo ilegal.

Con el fin de evitar estas acciones, Narconón Mediterráneo ofrece esta información para disuadir en todo sentido la relación con estas sustancias venenosas, ya que son bien conocidos por todos sus peligros para el organismo. Ahora podremos ver los problemas para la economía particular y para la libertad del individuo que llevan aparejadas.

Como norma general, hay conductas que, aunque no sean delito, se pueden castigar con multas. La ley Corcuera establece multas desde 300,51 euros hasta 30.050,61 por consumir drogas en lugares públicos, por tirar en esos lugares las cosas usadas para consumirlas o por llevar drogas que son para el propio consumo.

Para los casos que no conllevan agravación ni atenuación, es decir, aquellas circunstancias accidentales al delito que, por incidir sobre el elemento esencial de la culpabilidad, no producen el efecto de disminuir ni aumentar la responsabilidad criminal del sujeto determinando, y haciendo caso a la nocividad de la sustancia como grave (cocaína, heroína, éxtasis…) puede suponer una pena de prisión de 3 a 6 años y una multa que va desde el valor de la droga hasta el triple. En cambio, si el daño es menor (Cannabis), la pena de prisión se verá reducida de 1 a 3 años y la multa corresponderá solo del valor de la droga hasta el doble.

Casos con atenuación se consideran aquellos en los que se tiene poca entidad o debido a circunstancias personales. Para drogas consideradas duras, la pena de prisión es de 1 año y medio a 3 años y la multa a pagar de la mitad del valor de la droga. Para el cannabis, de 6 meses a un año menos un día, siendo la misma cantidad de multa que para las drogas graves.

Casos específicos de agravado son aquellos que se consideran grandes cantidades, sustancias alteradas, adulteradas o mezcladas y localizadas en centros docentes, de menores, etc., la pena será de 6 años y un día a 9 años, mientras que en  las no graves, las penas serán de 3 años y un día a 4 años y medio. En ambos casos, la multa a pagar será del valor de la droga a 4 veces su valor.

Narconón Mediterráneo cree que las penas y multas son correctas en ambos casos, sobre todo en las que se refieren a las derivadas de una organización criminal, que son las que veremos a continuación.

Efectivamente, para los profesionales hay un aumento considerable en las restricciones de libertad y en las cuantías económicas. Para los partícipes, es decir, para mulas, correos y traficantes de menudeo, existe una pena de 9 a 12 años para las drogas duras y de 4 años y medio a 10 para las drogas consideradas blandas. En ambos casos, la cuantía económica se considerará entre el valor de la droga a 4 veces su valor.

Por último, los máximos beneficiarios de este tráfico, los jefes, cabecillas, encargados y administradores, están sujetos a castigos de prisión de 12 a 18 años para el tráfico de cocaína, heroína, éxtasis, etc., es decir, las consideradas con toxicidad elevada, y para las menores una pena de 10 a 15 años, siendo el riesgo económico de cuatro veces el valor de la droga a seis veces su valor.

Con este documento informativo, Narconón Mediterráneo trata de persuadir a aquellas personas que creen que el comercio de las drogas merece la pena. Así mismo, quiere hacer una última reflexión. La mayoría de las personas que se dedican al tráfico de estupefacientes terminan siendo víctimas de estas mismas drogas.

¿Quieres seguir informado sobre este y otros asuntos relacionados con el consumo de drogas? Hazlo en la página web de Narconón Mediterráneo, la clínica especializada en el tratamiento de toxicómanos y con mayor porcentaje de personas desintoxicadas: http://www.narcononmediterraneo.com/, o si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con la dirección del centro en el número de teléfono 955286026 o bien vía mail al correo electrónico Info@Narcononmediterraneo.com