España, una segmentación del consumo

Los españoles ocupamos los primeros puestos en cuanto a consumo de estupefacientes con relación a la media europea. Las drogas que más se destacan son el cannabis y la cocaína, pero las que más se consumen son las que se venden en farmacias, las drogas legales que se recetan como medicamentos, como son los tranquilizantes, los somníferos y los hipnosedantes.

Como datos económicos cabe resaltar que cada español gasta de media alrededor de 130 euros en drogas ilegales, pero son más de 1000 los que se gastan en legales, incluyendo en estas el alcohol y el tabaco, que son las que más cantidad se llevan con diferencia. En este sentido hay que aclarar que estas dos sustancias pierden cuota de mercado en la última década a favor de los productos de la industria farmacéutica que bate récords anuales en ventas.

Por regla general, el primer contacto con las drogas se realiza a los 16 años con el tabaco y posteriormente con el cannabis, que sería la primera droga ilegal de consumo. Y es que los jóvenes con edades comprendidas entre los 15 y los 30 años sienten necesidad de buscar y probar lo prohibido, sin embargo, la edad comprendida entre los 35 y los 64 se decanta ampliamente por el consumo de tranquilizantes.

En cuanto a sexos, la diferencia la sigue marcando el género masculino, que mantiene su liderazgo en el consumo de drogas ilegales, como la marihuana, cocaína, y heroína, pero también el alcohol y el tabaco. Las mujeres por su parte tienen una más fácil predilección por los hipnosedantes, tranquilizantes y somníferos.

Drogas más frecuentes

España lidera la subida global que se está efectuando en el consumo de psicofármacos, sobre todo con receta. Con una prevalencia del 6,8 % (hiponesadentes), 5,9 % (tranquilizantes) y 3,1 % (somníferos). Las mujeres, especialmente las mayores de 45 años, las toman dos veces más que los hombres.

El cannabis es la droga ilegal que más se consume entre la población juvenil, sin distinción de sexos, y aunque no tiene efectos demasiado graves para la salud ni provoca muertes, sí que es un desvirtuador de la realidad muy potente, lo que hace que las vidas de los consumidores no tomen el camino concebido como más correcto. Por otra parte, sí es la que más muertes produce en las carreteras españolas.

La cocaína toma la península Ibérica como puerta de entrada hacia Europa desde los países productores, lo que hace que una buena cantidad se quede dentro de nuestras fronteras, por lo que seguimos liderando las primeras posiciones de su consumo.

Las nuevas sustancias psicoactivas, como el Nexus o la mefredona se introducen en España con facilidad desde China o el Este europeo y, aunque el 60% de la población no haya oído nunca hablar de ellas, siempre encuentran entre los españoles un público bastante amplio que desea probar nuevos productos sin preguntarse ni preocuparse demasiado por las consecuencias.

Consumo de drogas por comunidades

Como decimo, España es un buen consumidor de drogas, a la cabeza junto a otros países europeos. Es el segundo en cuanto a consumo de cocaína, por detrás de Gran Bretaña, y cuarto en Marihuana. Las incautaciones de drogas ilegales también la sitúan a la cabeza del ranking europeo en este sentido, junto a Francia, Reino Unido y Países bajos.

Dentro de nuestras fronteras el consumo de alcohol está fuertemente arraigado en las provincias de Murcia y Asturias. En esta última región se considera que la afición de la bebida es compartida por un 87 % de su población y las siguen de cerca el País Vasco y Aragón.

Asturias también se encuentra encabezando la lista de los fumadores, un 30 % de los asturianos fuma a diario, le siguen La Rioja, Cantabria, Galicia, Extremadura y Canarias, con un 23 %.

Si pasamos a las drogas ilegales, son en Baleares, Cataluña y La Rioja donde hay predilección por la marihuana, con un 13, 12 y 11 % de la cuota nacional consumidora de cannabis, aunque los mayores decomisos se localizan, lógicamente, en Andalucía, por su proximidad a países subsaharianos productores.

El consumo de drogas más duras, como la cocaína, la lidera con gran ventaja sobe las demás Cataluña, y en concreto la ciudad de Barcelona, que ostenta el título de ser la ciudad más cocainómana de Europa. En cuanto a comunidad, es en Canarias donde más se consume, seguidas de la valenciana y la gallega.

La heroína vuelve con fuerza y ya ha conquistado extensos territorios, sobre todo en Castilla y León, donde se estima que hay hasta un kilo y medio de esta droga fatal por cada 100.000 habitantes. La siguen muy de cerca la Comunidad de Madrid, Galicia y Canarias.

Las drogas sintéticas, como el Mdma y el éxtasis, se distribuyen con mayor facilidad en las Islas Baleares y en la capital de España, el LSD en Cantabria y País Vasco, las anfetaminas se vuelven a llevar en los grandes centros urbanos de Valencia, Cataluña y Madrid.

 Si te ha parecido interesante este artículo y quieres seguir recibiendo información sobre este y otros temas relacionados con las drogas, no dudes en visitar la página web de Narconón Mediterráneo, la clínica especializada en la desintoxicación de adictos a las drogas, en: http://www.narcononmediterraneo.com/, o si lo prefieres y tienes algún caso que contarnos o algún consejo que pedirnos, puedes ponerte en contacto con la dirección del centro en el número de teléfono 955286026 o bien vía mail al correo electrónico Info@Narcononmediterraneo.com